33 Reunión Nacional de la Sección de Ginecología Oncológica y Patología Mamaria de la SEGO
Donostia-San Sebastian: 3-5 de noviembre 2016

Información General Donostia-San Sebastián


DONOSTIA / SAN SEBASTIÁN ES UNA CIUDAD ABIERTA AL MAR, PROTEGIDA POR LOS MONTES IGELDO, URGULL Y ULÍA

El conjunto formado por las playas de Ondarreta y la Concha, con la Isla de Santa Clara que se levanta en el medio de la bahía, es una de las imágenes más identificables de la ciudad. La tercera playa de la ciudad, la Zurriola, situada junto alPalacio de Congresos Kursaal, es conocida internacionalmente por las ventajas que ofrece para la práctica del surf.

Donostia / San Sebastián es la capital administrativa de Gipuzkoa, uno de los tres territorios que conforman la Comunidad Autónoma del País Vasco. Está situada en el noreste de la Península Ibérica, a 30 kilómetros de la frontera con Francia. De hecho, el eje transfronterizo Donostia-Bayona conforma un importante polo de desarrollo social, económico y turístico del sureste de la Unión Europea (UE).

Moneda: Euro, divisa de uso común en toda la Unión Europea.
Idiomas oficiales: El euskera y el castellano.
Clima: Tipo templado, caracterizado por la suavidad de sus temperaturas, por una elevada humedad, nubosidad frecuente y lluvias abundantes repartidas de modo regular durante todo el año. El mes más frío es siempre el de enero, con temperaturas medias de 7,9 ºC, mientras que el mes más cálido es el de agosto, con temperaturas medias de unos 20 ºC.

Donostia / San Sebastián es una urbe de tamaño medio, con 185.000 habitantes. Es una ciudad terciaria, turística, eminentemente comercial, de servicios y de congresos. Durante los últimos años, Donostia / San Sebastián se ha situado a la vanguardia de las ciudades europeas que basan su desarrollo en un apoyo integral hacia la ciencia, la tecnología, el desarrollo sostenible y la cultura. Su nombramiento como Capital Europea de la Cultura en 2016refrenda esta decidida apuesta de la ciudad.

Con una ordenada distribución urbana y cortas distancias, Donostia / San Sebastián es perfecta para recorrerla a pie, con amplios espacios peatonales, bidegorris y paseos que se extienden por toda su línea de costa, de punta a punta.

La ciudad, con una importante tradición turística internacional que se remonta al siglo XIX, dispone de una amplia disponibilidad de transporte público limpio, de un gran icono arquitectónico como es el Palacio de Congresos y Auditorio del Kursaal, de una variada oferta de hoteles y, sobre todo, de una creatividad gastronómica que se ha convertido en referente en todo el mundo.


CIUDADES CERCANAS

Bilbao 102 kms
Vitoria 100 kms
Biarritz 50 kms
Pamplona 82 kms
Madrid 451 kms
Barcelona 565 kms

LA BAHÍA DE LA CONCHA

La Bahía de la Concha es la imagen de Donostia / San Sebastián: la más clásica, la más fotografiada, la más visitada… La playa de La Concha es la más céntrica de la ciudad; partiendo del Ayuntamiento y hasta el Pico del Loro, en su kilómetro y medio de extensión de arena blanca priman la elegancia y la urbanidad (no en vano La Concha está considerada como una de las mejores playas urbanas de Europa). A lo largo del paseo de la Concha encontramos varios elementos con personalidad propia y reconocidos fuera de la ciudad: la barandilla de la Concha (uno de los iconos más universales de la ciudad, inconfundible gracias a sus formas ornamentales), las farolas (que sirven de premio en el Festival de Cine), la zona de “los relojes” (acceso principal a la playa), la zona de La Perla (con sus distintas ofertas de talasoterapia, hostelería, asociaciones deportivas…). Todos estos elementos hacen que los paseos por la Concha (por la playa o por el paseo urbano) sean una actividad ineludible para turistas y donostiarras. El paseo alrededor de la bahía puede continuarse rodeando el Monte Urgull por el Paseo Nuevo, y llegando hasta el final de la Playa de la Zurriola, en la zona de Sagüés, en lo que constituye un espectacular paseo urbano de alrededor de 6 kilómetros.

El otro elemento principal de la bahía es la Isla de Santa Clara. Pocas ciudades pueden presumir de tener una isla en plena bahía y Donostia / San Sebastián es una de ellas. Se puede disfrutar de su pequeña playa, de los paseos hasta el singular edificio del faro, de los senderos con sus merenderos o los cafés en la terraza del bar, y su cercanía respecto a las playas de la bahía también hacen posible el acceso a nado durante todo el año.

Santa Clara cuenta además con su propia playa, que es una experta en el arte de aparecer y desaparecer. Su pequeña superficie, que no supera los 30 metros de longitud, la deja a merced de las mareas, pero también le ha proporcionado su exquisito encanto. Ser pequeña no le ha supuesto ser desierta, todo lo contrario. La playa de la isla dispone de todo tipo de servicios, desde bar con terraza hasta puesto de socorro, incluso puede presumir de contar con una “piscina natural“ de agua de mar. Se dice que con las mareas vivas de otoño hay quien ha logrado llegar a pie con la bajamar, desde el Peine del Viento.


ÁREA ROMÁNTICA

Tras el derribo de la muralla a finales del siglo XIX y los sucesivos planes de ensanche de la ciudad, Donostia / San Sebastián fue adquiriendo poco a poco su fisionomía actual.

El ensanche se planificó de forma muy cuidada, con un urbanismo muy elegante y decimonónico, en un estilo ecléctico.

Lo mas destacable de esta área es la sensación de conjunto apenas alterado por un puñado de edificaciones modernas, en las que caben destacar el Ayuntamiento de San Sebastián, inaugurado como casino en 1897 y que atrajo a grandes personajes como Mata Hari, Rotschill, el Rey de Bélgica ó el Sha de Persia a sus fiestas hasta 1924, año en que se prohibió el juego El 20 de enero de 1947 se convirtió en la Casa Consistorial de la ciudad, que cambió su sede desde la Plaza de la Constitución. En plena bahía de La Concha, con el incesante ambiente de la Parte Vieja a sus espaldas y con la tranquilidad de los jardines de Alderdi Eder de frente, el Ayuntamiento es sin duda un punto de parada obligatoria.

La Plaza de Gipuzkoa auténtico oasis en plena urbe, con su estanque para los patos y presidido por el edificio de la Diputación Foral de Gipuzkoa de estilo neoclásico.

La Catedral del Buen Pastor fue inaugurada también en 1897. Su estética de estilo ojival está inspirada en las iglesias medievales de Alemania y Francia. Prueba de esa inspiración es la afilada aguja que corona el edificio y que le proporciona la categoría de “el más alto de San Sebastián”. En su fachada principal, destaca “La Cruz de la Paz”, obra del escultor Eduardo Chillida. Con sus 1.915 metros cuadrados es la iglesia de mayor tamaño de toda la ciudad.

Siguiendo el ensanche de la ciudad hacia el interior, encontramos otros puntos singulares:

La Plaza de Bilbao, coqueta plaza con una fuente monumental, construida para favorecer el acceso a la estación del ferrocarril del Norte.

Puente de María Cristina, el mas elegante sobre el río Urumea, con cuatro templetes inspirados en el puente Alejandro III de París.

Paseo de Francia, en la otra orilla del río, junto a la estación del Norte, romántico paseo de sabor francés con sus fuentes “Wallace” y palacetes de principios de siglo XX y con la barandilla que adornaba el paseo de la Concha antes de 1910.

En 1912, año destacado en el desarrollo turístico de la ciudad, se inauguraron el Teatro Victoria Eugenia, el Hotel María Cristina, el nuevo balneario de La Perla (que sustituía al antiguo balneario de madera), el funicular del Monte Igeldo o el “topo” (ferrocarril que une Donostia / Sebastián con Irún).

En julio de 1912 la regente María Cristina inauguró el hotel que llevaba su nombre. A lo largo de sus más de cien años las elegantes y suntuosas habitaciones de este hotel han alojado desde la aristocracia y realeza de principios de siglo hasta las últimas estrellas de Hollywood, pasando por músicos, escritores y personalidades variadas de prestigio internacional.

El teatro Victoria Eugenia, inaugurado una semana después del hotel María Cristina, es un edificio renacentista construido en arenisca. Desde la primera escenificación de la obra "En Flandes se ha puesto el Sol" de la compañía de María Guerrero, el teatro ha sido la sede de los principales acontecimientos culturales de la ciudad, así como del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Entre los años 2001 y 2007 se llevó a cabo un completo proceso de reforma del teatro, dotando al mismo de mayor amplitud de espacios escénicos y nuevos aires más vanguardistas, intentando mantener siempre la esencia original del teatro.

Las recientes peatonalizaciones en esta zona de la ciudad han hecho de ella un centro comercial y de ocio urbano en toda regla, con pequeñas tiendas especializadas de gran tradición y también establecimientos de grandes cadenas comerciales a disposición en una zona fácilmente manejable a pie.


MONTE IGELDO

El Monte Igeldo ofrece una de las vistas aéreas de la Bahía de la Concha más emblemáticas y reconocidas, aunque no por ello menos impresionantes. Situado el extremo occidental de la bahía, el acceso al monte puede realizarse en transporte privado, pero es recomendable tomar el funicular, el más antiguo de Euskadi y en funcionamiento desde 1912, para observar y fotografiar la ciudad desde una espectacular perspectiva.

El funicular nos lleva directamente al parque de atracciones Monte Igueldo, un parque de aquéllos que ya no quedan, donde el encanto de sus antiguas atracciones, como la Montaña Suiza y las Camas Elásticas, hará las delicias de niños y mayores.

En el centro del parque podemos encontrar el Torreón de Igeldo, del siglo XVIII, cuya función inicial de faro ha cambiado a la de mirador, presidiendo el Monte Igeldo. En el flanco occidental del monte, destaca el faro construido en 1855 por el ingeniero de caminos Manuel Peironcely; es el lugar perfecto para disfrutar de la belleza del mar y de los acantilados de Igeldo.


ANTIGUO-ONDARRETA

Situada entre el Monte Igeldo y los jardines del Palacio de Miramar, la playa de Ondarreta ofrece más de medio kilómetro de longitud y 100 metros de ancho de arena donde tumbarse al sol. Los jardines al borde de esta playa son también un excelente espacio para descansar a la sombra y disfrutar del entorno.

En el extremo oeste de la playa, al final del paseo, se encuentra el Peine del Viento, escultura realizada por el escultor Eduardo Chillida y el arquitecto Luis Peña Ganchegui, ejemplo perfecto de belleza en estado puro. La fusión entre la bravura del mar y la fuerza de las estructuras de hierro han elevado su carácter natural de obra de arte contemporánea a lugar de encuentro y relax para donostiarras y turistas.

En el otro extremo de la playa de Ondarreta, sobre el saliente rocoso conocido como Pico del Loro, se encuentran los Jardines de Miramar, con privilegiadas vistas sobre la bahía de La Concha, una parada obligatoria en todos los paseos por el litoral de san Sebastián. Gobernados por un espectacular Palacio, antiguo Palacio Real para la época estival, e inspirado en las casas de campo inglesas, los jardines de Miramar descienden suavemente hacia el mar, entre senderos de gravilla y parcelas floridas.


PLAYA DE LA ZURRIOLA

Olas, surf y juventud. Estos son los componentes principales del barrio de Sagüés, la zona con más movimiento y ambiente surfero de Donostia / San Sebastián.

Situada al lado del barrio de Gros, en la falda del Monte Ulía y colindante a la Playa de la Zurriola, Sagués se ha convertido, desde su remodelación hace 15 años, en el destino favorito de surfistas y jóvenes de todo el mundo con ganas de divertirse y conocer gente. Campeonatos y constantes cursillos de surf, de volleyball, partidos de fútbol o pala que se desarrollan en laPlaya de la Zurriola son precisamente lo que dotan de dinamismo y atractivo a esta zona.


PARTE VIEJA DONOSTIARRA

La Parte Vieja, como su propio nombre indica, es el germen de la ciudad actual, y está delimitada por tres elementos naturales: el monte Urgull, el río Urumea y la Bahía de la Concha. Hasta 1863 estaba delimitada también por la muralla de la ciudad; año en el que se decidió derribarla para acometer el nuevo ensanche de la ciudad. Anteriormente, casi todas las casas de intramuros fueron saqueados y destruidos por las tropas anglo – portuguesas el 31 de agosto de 1813, durante la guerra de la Independencia contra las tropas de Napoleón.

El corazón de la Parte Vieja lo ocupa la plaza de la Constitución. Su edificio central fue hasta la década de los cuarenta el Ayuntamiento de San Sebastián. Los balcones de los coloristas edificios que la rodean tienen impresos unos números que nos remontan a su pasado en el que hacía funciones de coso taurino. Hoy, sin embargo, la Plaza de la Constitución es un lugar lleno de vida y el escenario protagonista de las fiestas locales más importantes: el 20 de enero, día de San Sebastián, con la izada y la arriada de la bandera, el 21 de diciembre, día de Santo Tomás, etc.

Una de las principales aficiones de donostiarras y turistas es callejear por la Parte Vieja y recuperar fuerzas en alguno de los numerosos bares o restaurantes de la zona: txikitos, txakolí, los ubicuos pintxos… ¡la Parte Vieja es un hervidero gastronómico!

En la Parte Vieja están también las dos iglesias más antiguas de la ciudad:

Iglesia de San Vicente: es el templo más antiguo de la ciudad. Construida durante la primera mitad del siglo XVI bajo el estilo gótico, en su interior se esconde uno de los mejores retablos del románico, obra de Ambrosio de Bengoechea y Juan de Iriarte. Junto a él, comparten protagonismo el órgano francés Cavaille-Coll, de 1868, y sus impresionantes vidrieras. En su fachada lateral, la escultura “la Piedad”, del artista Jorge Oteiza. A los bautizados en San Vicente se les conoce como “koxkeros”, debido las piedras salientes del templo (“koxka” en euskera).

Basílica de Santa María: es una impresionante obra barroca del siglo XVIII que preside la calle Mayor en plena Parte Vieja donostiarra. De esta obra de arte destacan la fachada barroca de matiz churrigueresco, presidida por una escultura de San Sebastián Mártir y el retablo mayor dedicado a la Virgen del Coro, patrona de la ciudad. Junto a la pila bautismal, se puede contemplar una escultura en forma de cruz de Eduardo Chillida. La Basílica se construyó entre 1743 y 1774, sobre la planta de un templo anterior que ocupaba el mismo espacio. La puerta principal coincide en línea recta con la entrada a la Catedral de El Buen Pastor. A los bautizados en Santa María se les conoce como “josemaritarras” (literalmente, “los de Jose Mari”), y aparecen mencionados en el himno a San Sebastián.

En el extremo oriental encontramos el Museo San Telmo, antiguo convento dominico del siglo XVI, que pasó a ser cuartel militar y hoy es el flamante Museo de Sociedad Vasca y Ciudadanía, y que cuenta con un claustro y la antigua iglesia dignos de ser visitados. El extremo oriental da al puerto, a resguardo del mar Cantábrico. La Alameda del Boulevard, construida sobre la muralla, guarda algunos vestigios de ésta en su parking subterráneo.